templo

Foto 360 grados (click para ver)

sanantoniomc

Domingo IV de Cuaresma (A) (26 marzo 2017)

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

ciegodenacimiento C

(San Juan 9: 1-41) 

Los discípulos le preguntaron a Jesús acerca de un problema que les preocupaba: “¿Maestro, quien pecó, este hombre o sus padres, para que naciera ciego? Deberíamos adquirir la costumbre de preguntarle a Jesús cuando tengamos dudas, problemas o no sepamos qué hacer en nuestra vida. Él nos puede dar luz, fe, solución  y aceptación de los mismos.

La respuesta de Jesús fue muy clara: “Ni pecó éste ni sus padres, sino para que se manifiesten en él las obras de Dios”. Con mucha frecuencia nosotros pensamos que las malas cosas que les ocurren a las personas son consecuencia de sus pecados. En alguna ocasión puede ser verdad, pero no siempre. Muchas de las cruces que tenemos que “cargar” son consecuencia del amor de Dios y no de nuestros pecados. Él quiere compartir su cruz con nosotros.

A pesar de que Jesucristo les dio respuesta a esa pregunta hubo muchos que no la aceptaron: “No puede venir de Dios este hombre, pues no guarda el sábado”. El que había sido ciego intentó explicar lo que le había ocurrido pero tampoco aceptaron su respuesta: “¿Acaso intentas enseñarnos a nosotros, tú que eres pecador desde tu nacimiento?” Y es que cuando nuestro corazón está cerrado a la verdad, aunque sea el mismo Dios quien nos hable, nunca escucharemos su respuesta.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Cuentos con moraleja: "Rézame un Padrenuestro, ¡por favor!"

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

almas del purgatoriop

Nuestra historia se desarrolla en París durante el verano del año 1827. Jacqueline, una joven huérfana de alrededor de veinte años, acababa de salir del hospital para pobres, después de haber sufrido una grave neumonía. Dejaba el hospital con vida, pero sin muchas esperanzas. Estaba sola en el mundo: ni padres, ni hermanos, ni parientes, ni trabajo. Todo lo que tenía lo llevaba en el bolsillo de su falda: una moneda de un franco. Pero demos un paso atrás en el tiempo para conocer mejor la situación de esta muchacha.

La joven Jacqueline, nacida en una aldea de Bretaña, había sido educada por sus padres en el santo temor de Dios. Tenía desde la infancia la piadosa costumbre de mandar celebrar todos los meses una Misa en sufragio por las almas del Purgatorio.

Siendo todavía una niña fallecieron sus padres, por lo que su modesta condición le obligó a buscar empleo de criada en casa de una familia acaudalada. A los dieciocho años abandonó su aldea natal, pues sus patrones se mudaron a la capital francesa. Allí, se mantuvo fiel a ese acto de caridad y asistía al Santo Sacrificio, durante el cual unía sus oraciones a las del sacerdote para pedir especialmente por el alma cuya liberación dependiera de una última plegaria.

Conocida un poco la niñez y adolescencia de nuestra joven, volvamos al momento en el que Jacqueline sale del hospital…

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Para una buena confesión

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Según nos dice el Catecismo tradicional para confesarse bien hace falta cumplir cinco requisitos:

1.- Examen de conciencia
2.- Dolor de los pecados
3.- Propósito de enmienda
4.- Decir todos los pecados al confesor
5.- Cumplir la penitencia

Expliquemos brevemente cada uno de los cinco apartados.

1.- Examen de conciencia: Es un análisis que hacemos a la luz de Dios de todos los pecados y faltas que podamos haber cometido desde la última confesión bien hecha. Si acostumbramos a hacer un breve examen de conciencia todas las noches, cuando llegue el momento de la confesión nos será mucho más fácil, pues ya sabremos los pecados que tenemos que confesar.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico

Guía para el rezo del Vía Crucis

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

viacrucis C

Si desea rezar el Vía Crucis durante esta Cuaresma, aquí tiene dos formatos: uno sencillo y otro más completo. Se los puede bajar en estos links.

He aquí unas líneas  sobre la identidad, historia y fórmulas de esta hermosísima oración cristiana, que actualmente presenta dos grandes modelos de enunciados y de recorridos: el Vía Crucis tradicional o clásico y el Vía Crucis creado por el Papa Juan Pablo II en el año 1991.

Concepto, descripción, historia

El Vía Crucis es quizás la más bella y antigua devoción, que ha brotado del pueblo santo de Dios en su afán de reproducir los misterios de la pasión y muerte de Jesucristo.

Es hacer memoria del camino de la cruz -la palabra latina “vía crucis” se traduce por la española “camino de la cruz”- de Jesucristo. Es acompañar al Señor en las intensas horas del dolor y del amor más grandes. Es compartir y completar en nosotros lo que le falta a la pasión del Salvador.

Continuar leyendo

ImprimirCorreo electrónico