templo

Foto 360 grados (click para ver)

sanantoniomc

Domingo XII del T.O. (A) (25 junio 2017)

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

cristianosperseguidos

“En el mundo encontraréis tribulación, pero recordad: Yo he vencido al mundo”

(Mt 10: 26-33)

“No los temáis, pues, porque nada hay oculto que no llegue a descubrirse, ni secreto que no venga a conocerse. Lo que yo os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, y lo que os digo al oído, predicadlo sobre los terrados. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, que el alma no pueden matarla; temed más bien a aquel que puede perder el alma y el cuerpo en la Gehenna. ¿No se venden dos pajaritos por un as? Sin embargo, ni uno de ellos cae a tierra sin la voluntad de vuestro Padre. Cuanto a vosotros, aun los cabellos todos de vuestra cabeza están contados. No temáis, pues. ¿No aventajáis vosotros a los pajaritos? Pues todo el que me confesare delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre, que está en los cielos; pero a todo el que me negare delante de los hombres, yo le negaré también delante de mi Padre, que está en los cielos”.

En los versículos anteriores, el Señor les había dicho a los Apóstoles que los mandaba como ovejas en medio de lobos; pero que no deberían tener miedo, pues Él siempre estaría con ellos hasta la consumación del mundo. Además, si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros.

La persecución del apóstol cristiano fiel siempre fue habitual en la Iglesia; y es lógico, pues el mundo le pertenece a Satanás y ¡qué cosa más normal de Satanás persiga a Dios y a los que son de Dios! Por eso, si el mundo aplaude a un apóstol es porque no les muestra las auténticas enseñanzas de Cristo, sino las suyas propias.

Continuar leyendo

Imprimir Correo electrónico

Cuentos con moraleja: "De cómo encontrar un honesto recaudador de hacienda"

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Estambul Soliman

Érase una vez un famoso sultán nacido en Estambul a finales del siglo XV de nombre Solimán. Desde muy joven mostró grandes dotes para la guerra, el gobierno y la administración. Tanto fue así que le valió el sobrenombre de “El Magnífico”. Al final de su vida, cerca de 40 millones estaban bajo su mandato desde Turquía a Viena, y desde el norte de África hasta Hungría y Belgrado. Gran parte del éxito de su empresa fue el haberse rodeado de grandes filósofos, poetas, científicos, administradores…

El relato de hoy se detiene en un momento de su vida en el que, debido a la conquista de tan grandes territorios, y necesitado de dinero para seguir costeando todas sus empresas, decidió buscar un “honrado inspector de hacienda”.

Así pues, detengamos momentáneamente nuestros comentarios y adentrémonos de lleno en el relato de hoy; que aunque suene imaginario, tiene muchos visos de haber sido real.

Una mañana hizo llamar a su consejero más sabio, para que le ayudara a nombrar al inspector de hacienda con el fin de que le ayudara a administrar y cuidar las grandes riquezas de lo que la historia conoció con el nombre de “El Imperio Otomano”. Guardemos silencio, escuchemos la conversación, y analicemos los hechos que acontecieron en palacio ese día.

- ¿No hay ningún hombre honesto en este país que pueda recaudar los impuestos sin robar dinero? -se lamentó un sultán.

Continuar leyendo

Imprimir Correo electrónico

Los frutos de la Sagrada Comunión

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

sagradacomunionFrutos de la Comunión en el alma

Según el R. P. Antonio Royo Marín, los principales efectos de la Sagrada Comunión bien recibida son los siguientes:

1) La Eucaristía nos une íntimamente con Cristo y, en cierto sentido, nos transforma en Él. Es el primer efecto y más inmediato puesto que en el recibimos real y verdaderamente el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad del mismo Cristo. “Yo soy el pan de vida… Yo soy el pan que bajó del cielo… Si uno come de este pan vivirá para siempre y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. En verdad, en verdad, os digo, si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitaré el último día. Porque mi carne mía es verdadera comida y mi sangre es verdaderamente bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en Mí permanece y Yo en él. El que come de este pan vivirá eternamente” (Juan, 6, 35-58).

Continuar leyendo

Imprimir Correo electrónico

¿Es obligatorio asistir a Misa todos los domingos?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

santa misa

PREGUNTA: ¿Es obligatorio asistir a Misa todos los domingos?
RESPUESTA: Es obligatorio para todo cristiano que haya llegado al uso de razón (7 años)

PREGUNTA: ¿Qué pecado se comete si falto culpablemente a Misa un domingo?
RESPUESTA: Se comete pecado mortal.

PREGUNTA: ¿Puedo recibir la Comunión si he faltado culpablemente a Misa un domingo?
RESPUESTA: No. Previamente hay que confesarse.

Imprimir Correo electrónico