templo

Foto 360 grados (click para ver)

sanantoniomc

Domingo V de Cuaresma (A) (2 abril 2017)

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Resurrezione-Lazzaro2 C

Resurrección de su amigo Lázaro
(San Juan 11: 1-45)

En el evangelio de hoy vemos remarcada de un modo especial la doble naturaleza de Jesucristo: su naturaleza humana (lloró por la muerte de su amigo Lázaro), y su naturaleza divina (por su propio poder resucitó a su amigo Lázaro).

Este evangelio nos presenta la trágica situación que vive una familia cuyos miembros eran íntimos amigos de Jesús: la formada por Lázaro, Marta y María. Jesús solía hospedarse en su casa cuando pasaba por Betania. Todos conocemos el episodio de Marta y María. 

Estaba Jesús lejos de Betania, cuando le avisaron que su amigo Lázaro estaba gravemente enfermo. Jesús ocupado en otras cosas se entretuvo, y cuando llegó a Betania, "Lázaro ya llevaba cuatro días muerto". 

  • A veces nos puede dar la impresión que Jesús se hace demasiado de rogar cuando le hacemos una petición. A nosotros nos gustaría que nos solucionara el problema de inmediato. Incluso a veces creemos que no nos oye. No olvidemos que Cristo siempre nos oye y que Él actuará según el modo y el momento que crea más oportuno. Recordemos que sus caminos siempre son mejores que los nuestros.

El evangelio de hoy también nos habla de la resurrección de los muertos al final de los tiempos. Nosotros creemos que del mismo modo que Jesús resucitó de entre los muertos al tercer día, también resucitaremos nosotros para vivir una vida nueva que será de gozo (si fuimos fieles a Dios) o de sufrimiento eterno (si no lo fuimos). (1 Cor 15: 12-20; Mt 25: 31-46)

  • Para muchos que se llaman cristianos su vida ha quedado reducida a la estancia terrena; nunca piensan que hay otra vida que nos espera, y que será eterna, en la cual recibiremos de Dios el premio o el castigo por nuestras acciones. "Díjole Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera vivirá; y todo el que vive y cree en mí no morirá para siempre. ¿Crees tú esto?" (Jn 11: 25-26)

Hay también otro bello pensamiento en este evangelio que podría pasar inadvertido ante la situación trágica de la muerte de Lázaro. Antes que Jesús llegara a Betania, Marta, la hermana de Lázaro, salió al encuentro de Jesús. Marta tuvo un diálogo con Jesús en el que le explica que Lázaro ya había muerto... después ella va a buscar a su hermana María y le dice: "El Maestro está ahí y te llama"  Cuando María oyó este mensaje, fue enseguida donde se encontraba Jesús.

  • El Señor siempre nos espera y llama; pero en muchas ocasiones, andamos tan ocupados y preocupados con nuestras cosas que no tenemos tiempo de acudir a su llamada. Podríamos gozar de una amistad íntima con Jesús, pero en cambio preferimos seguir viviendo nuestra vida. 

ImprimirCorreo electrónico