templo

Foto 360 grados (click para ver)

sanantoniomc

Quiénes somos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

X La Parroquia “San Antonio María Claret” (SAMC) fue erigida canónicamente en el año 1957, y sus primeros párrocos fueron los Padre Claretianos. Ellos la administraron hasta que la entregaron a la arquidiócesis de Guayaquil. El primer párroco arquidiocesano fue el P. Roberto Pazmiño Guzmán. A él le sucedió el P. Hugo Vázquez Almazán (+). En 1992 la parroquia fue entregada al cuidado de la Sociedad de Jesucristo Sacerdote, que hoy continúa a cargo de la Parroquia; en la actualidad, el párroco es el P. Enrique Escribano Sabater, teniendo como coadjutor al P. Juan Antonio Albaladejo.

 

X Ofrecemos los servicios religiosos acostumbrados: Misas, confesiones, administración de sacramentos, atención a los enfermos, asesoría espiritual, consejería conyugal, servicios de caridad cristiana en bien de los más necesitado: niños pobres, madres embarazadas de escasos recursos y enfermos de VIH/sida.

 

X En la proclamación de la Palabra de Dios procuramos ser fieles y obedientes a la Iglesia, e iluminar con la Verdad la vida personal, familiar, laboral y social de los fieles. Tenemos cursos de catequesis para niños, jóvenes y adultos, y, además, otras actividades que complementan su formación religiosa.

 

X La Parroquia SAMC atiende a los niños pobres del sector marginal colindante de Mapasingue, a través de la Fundación Es Justo y Necesario (FEJYN), y ha fundado y tiene a su cargo la Casa de la Vida, el Centro Pro Vida de Guayaquil, institución que lleva a cabo una intensa y eficaz acción pastoral con las madres embarazadas de escasos recursos, con los jóvenes y con lo enfermos de VIH/sida del Hospital de Infectología de Guayaquil.

 

X Estamos convencidos de que los fieles, movidos por el ‘sensus fidei’, buscan, a veces sin darse cuenta del todo, lo genuinamente católico; no lo estrafalario y llamativo, no lo ‘moderno’ ni lo ‘novedoso’. Por esto, procuramos la sobriedad en nuestra liturgia, el orden en nuestro ambiente, la organización en nuestras actividades y el trato afectuoso y cercano con nuestras ovejas en todo momento; la catequesis simplemente ortodoxa.

 

Sabiendo que uno de los problemas más dolorosos de la Iglesia es la escasez de sacerdotes, la Sociedad de Jesucristo Sacerdote no cesa en la búsqueda de nuevas vocaciones. Según nuestro Fundador, el P. Alfonso Gálvez, los sacerdotes que la Iglesia necesita han de estar dotados de una profunda vida espiritual, de una sólida formación humana y de unos firmes conocimientos teológicos. Si en medio de nuestro trabajo pastoral encontramos una posible vocación, después de un prudente tiempo de discernimiento, lo ponemos en manos de los formadores de nuestra Casa Central, (en Murcia, España), o bien en manos del Seminario Diocesano de Guayaquil.

 

X La parroquia tiene una población de cerca de 30.000 habitantes. Coincide geográficamente conla urbanización URDESA (nombre que se origina en Urbanización del Salado: en Guayaquil se llaman esteros a los fiordos. Uno de estos esteros se llama Estero Salado. En 1956 se construyó la ciudadela URDESA sobre el relleno del estero Salado). Como las parroquias del Norte de Guayaquil son tan pequeñas, realmente, a nuestro templo vienen feligreses de todas las parroquias. Por esto, podemos afirmar que no es lo mismo “comunidad parroquial de URDESA” y “habitantes de URDESA”.

Imprimir Correo electrónico